Tu medio cupcake: Problemas durante el horneado y cómo conseguir que tu horno no pueda contigo (ni con tus nervios...)!!

05 marzo 2013

Problemas durante el horneado y cómo conseguir que tu horno no pueda contigo (ni con tus nervios...)!!



Hoy traigo una entrada súúúper rápida pero muy útil, ya veréis!!!

Y es que con todo el lío del blog, la preparación de los cursos y algo de vida más allá de los cupcakes... estoy en modo estiramiento-flubber-hasta-el-infinito-porque-quiero-llegar-a-tooodo!! 

También tengo muchas ganitas de enseñaros alguna foto de los cursos de este fin de semana pasado!! Súúúper divertidos y con una temática muy chachi!! En cuanto pueda cuelgo alguna en facebook! :)

Peeero... dejando todo eso... vuelvo con la sección "Tutoriales"! Aunque tengo que cambiarle el nombre porque esto no es un tutorial... e incluso creo que a lo mejor bautizo los Martes como los días de Preguntas y Respuestas! jajaja

En fin... a lo que importa, que me lío!

¿Cuántas veces hemos horneado cupcakes y el resultado no ha sido el que esperábamos??

Nuestra masa se ha descontroladooooo!!! ¿Y por qué?? Si lo he hecho todo tal y como ponía en la receta!!

Sí... este sería el momento en que entramos en modo súper pánico ON y repasamos tooodo lo que hemos hecho buscando el error mientras atacamos una y otra vez a nuestro pelo y/o uñas.

Precisamente para no llegar a esos momentos de desesperación mortal he creído que esta entrada podría ir muy bien a más de un pelo y una uña (me lo agradecerán, lo sé...jajaja).


MASA:


¿Cómo conseguir que nuestra masa quede bien y no morir en el intento?

Primero de todo y MUY importante!! Normalmente rellenaremos las cápsulas de papel hasta la mitad o los 2/3 de su capacidad, NUNCA MÁS!! Sino acabará por desbordarse y tendremos un cupcake bastante "especial"...

Segundo... que aunque no os aclare nada, hay que tenerlo muuuy en cuenta. CADA HORNO ES UN MUNDO. Sí, sí... es así, aunque fastidie... Lógicamente hay unas opciones y unas temperaturas, pero al final la única forma de conseguir que las masas salgan perfectas es probar y probar y probar y probar y probar aún más. Hasta que por fin le cojamos el truco a nuestro horno!!

Igualmente no os desaniméis! :P Hay ciertas situaciones y problemillas más habituales de lo que pensamos que SÍ tienen solución!!!

Así que allá vamos con ellos!!


"Tengo un horno normal, ¿cuál es la temperatura a la que debo hornear y cómo?"

Por regla general hornearemos a 170º-180º y con calor tanto por arriba como por abajo. En el caso de mi horno, yo pongo la bandeja casi abajo del todo.
Y meted la masa en el horno cuando ESTÉ A LA TEMPERATURA INDICADA en la receta... no antes!!!

"Hay una opción en mi horno en la que hornea con ventilador, ¿para qué sirve y cómo la utilizo?"

El ventilador se encarga de repartir el calor y, por lo tanto, acelera el proceso. En éste caso, para que no se queden crudos por dentro, se deberá bajar la temperatura de horneado habitual (la que vaya bien para tu horno) unos 20º (yo, en mi caso, la pondría a 160º).

"Tengo un horno antiguo que sólo calienta por abajo... ¿qué hago???"

Esto lo sé gracias a la majísima de Rocío, que me lo dijo!! La solución es poner la bandeja lo más arriba posible y hornear a 160º.


"Mis cupcakes suben muchísimo y tienen complejo de volcán... ¿qué hago para que no se rompan?"

Dando por hecho que no le habréis puesto demasiada levadura... comprobad que la temperatura de vuestro horno no es demasiado elevada!
Precisamente por eso mi temperatura habitual varía entre 170º y 180º, porque en ocasiones, a los 180º, se me han abierto :(

"Quiero que mis cupcakes queden más planitos, ¿cómo lo consigo?"

Para hacer que tus cupcakes no formen montañitas, calienta el horno por arriba y por abajo a 160º (en lugar de 180º) o 140º en caso de que sea con ventilador y... tachán!! No suben!!

"Ok, ya deben estar listos o casi casi... ¿cómo lo compruebo?"

Como ya os he dicho, en el tema del horneado todo es muy relativo. Y aunque en la receta ponga que se horneen durante 18 ó 20 ó 22 minutos, puede que pasado este tiempo o aún no estén hechos, o estén demasiado hechos...
En cualquier caso, esto se puede comprobar muuuy fácilmente! Sólo necesitamos introducir un palillo en el centro de la masa, y si sale completamente limpio... es que la masa está lista!!

"Vaya... mis cupcakes se han hundido por el centro, ¿qué ha pasado?"

Esto puede pasar por alguno de los siguientes motivos:
          - La temperatura del horno es demasiado baja.
          - Se ha abierto la puerta del horno durante el horneado, lo que ha enfriado el horno.
          - Se ha sacado la masa del horno demasiado pronto.
          - La masa tiene demasiada grasa (mantequilla/margarina).
          - No hay suficiente harina.


En principio estos suelen ser los problemillas más comunes que nos encontramos durante el horneado de la masa... pero ya véis que tienen fácil solución!!! :)

Espero que os sirva!!!

Muuuchos besitoooos y pasad un martes súper genial!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
PINTEREST